Tipos De Mandalas: Significado y formas

 

 

Mandalas Emblemáticos y su Significado Psicológico

Para el estudio de los tipos de mandalas significado y formas, podemos decir que aquellos han invadido los espacios públicos, virtuales o no, posicionándose en el imaginario colectivo con tal fuerza que, aunque provengan de las tierras más lejanas, se nos han hecho familiares a terrestres y cibernautas.  Podemos decir, incluso, que no sería de extrañar que algunos de estos tipos de mandalas viajan a la luna, marte y a otras latitudes del sistema solar.

De hecho, pueden estar grabados en el dispositivo de memoria que es la tarjeta de presentación en el espacio exterior del planeta Tierra.  En este chip, del que hemos escuchado hablar cuando tratamos por medios públicos el tema de los vuelos espaciales, están contenidos los símbolos culturales de la humanidad. Quien quita que algunos de estos mandalas viaje grabado allí, como un pequeño souvenir de la cultura terrestre para los alienígenas.

YING-YANG

El más simple y conocido es el yin y el yang. Nadie puede negar que este mandala, de origen chino y específicamente taoísta, ha invadido los espacios del arte del diseño, de la publicidad, de la medicina, de la dietética y hasta de las ciencias más duras, como la física. Demos el más trivial de los ejemplos, la dieta macrobiótica que se hizo popular entre jipis, artistas e intelectuales de los años 60, dividía sus alimentos en el grupo yin y el grupo yang, la combinación equilibrada de estos dos tipos de alimento garantizaba una nutrición saludable. Era la época del arroz integral que se consideraba el alimento perfecto.

El mandala Yin-yang teje, en la sencillez y sobriedad de sus líneas, toda una concepción cósmica, filosófica y psíquica que se corresponde con los cimientos de una visión y forma de vivir. A pesar de su origen asiático, este diagrama se ha expandido de manera luminosa por el planeta siendo reconocido hasta por la física cuántica como modelo de interpretación y de comprensión del mundo.


Aproximémonos a su Forma:

Además, un círculo dividido por una curva doble (cóncava y convexa) en dos espacios: uno blanco con un punto negro en su centro; uno negro con un punto blanco en su centro. Más sencillo imposible, más dinámico no existe. Y es que, sin duda alguna, este mandala representa el eterno movimiento forjado en la danza de los opuestos complementarios. Masculino-emenino; sol-luna; noche-día; negro-blanco; adentro-afuera; arriba-abajo; este-oeste; cielo-tierra; crudo-cocido; duro-blando… Y así podríamos seguir infinitamente.

También lo aplican los sabios en el Libro de las mutaciones o I Ching, diseñado para aconsejar a los gobernantes a hacer gobiernos justos y favorables a la felicidad y sabiduría de lo pueblos, en categorías filosóficas como: lo receptivo-lo creativo; el aquietamiento-lo suscitativo; lo adherente-lo abismal. Son tan solo ejemplos de cómo se manifiesta los tipos de mandalas yin-yang en las diferentes manifestaciones de la vida social, en este caso.

La Añoranza del Círculo

                                                                          Simetría, orden de prioridades y belleza.

 

Antes de penetrar en una definición más objetiva, y menos especulativa, sobre el significado del mandala, es interesante detenerse a pensar cómo tendemos a configurar estas expresiones. No importa si sus elementos son de naturaleza abstracta. O que, por el contrario, se trate de motivos figurativos como hojas, flores, pájaros o mariposas.

Por ese motivo, el orden siempre buscará una estructura y preferiblemente, una estructura geométrica. De esas formas geométricas suele ser la circunferencia la que socorre con mayor prontitud y enmarca esta necesidad expresiva de los seres humanos.

Preguntas Reflexivas

 

En torno a este tema de los tipos de mandalas y su significado, ¿No te resulta curioso? ¿Por qué la naturaleza busca la redondez? ¿Será un lazo atávico con la primera explosión? La nostalgia por el disco solar, la luna llena, la esfera del planeta, ¿la galaxia en espiral lo que ha incitado a los seres humanos a crear la forma circular como reflejo de un impulso primario que busca la reconciliación del adentro y el afuera?

Pero ya basta, remitámonos a los hechos para indagar si la figura mágica que nace fortuitamente en nuestra fiebruda imaginación es muy distinta a la imagen poderosa que evocamos con un propósito determinado de orden espiritual o psicológico.

Psicología Occidental

A nivel psíquico o psicológico los tipos de mandala nos recuerda el ritmo natural de la vida.  Así como la noche y el día, todo está en transformación y alternancia permanente.  Significa también que somos energía que se complementa y se renueva constantemente.  Que no hay uno sin otro, que lo masculino está dentro de lo femenino y viceversa.  Que no hay alegría sin tristeza, que a un tiempo soleado le sigue uno lluvioso.

Pero ese movimiento de los opuestos busca siempre el equilibrio.  Con esa calma nos identificamos y en ella meditamos para reposar la mente.  De modo que podríamos decir que el mandala yin-yang nos ayuda a la concentración y a la reflexión sobre la naturaleza cambiante de todo lo que es.  En su otro aspecto complementario nos ayuda a relajarnos al permitirnos sentir que después de la tormenta viene la calma.