Mandalas decorativas en la Naturaleza

La naturaleza no escapó a la irresistible tentación de producir mandalas

Millones de años después, en el planeta Tierra, se reproducen por doquier hermosas Mandalas Decorativas en la Naturaleza .


“Como es arriba es abajo” Hermes Trismegistro

Sin embargo, otros eventos, aparentemente menos espectaculares y apoteósicos que el nacimiento del universo, ocurrieron aquí, en nuestra golpeada y maltratada Tierra.  Surgieron los organismos vivos y  tampoco escapó a esa irresistible tentación de producir tipos mandalas decorativas en la Naturaleza. 

En realidad, ¿quién no ha sentido el inevitable impulso de detenerse a contemplar esa obra maestra que tejen las arañas? La telaraña, ese tejido proteico que no atrapa sueños sino insectos.  ¿Alguien puede negar que es un mandala? También las flores con su corola de pétalos girando concéntricamente alrededor de un centro formado de estambres y carpelos nos deja, más de una vez atónitos, en éxtasis contemplativo. y he ahí entonces, las mandalas decorativas en la naturaleza.

Sus Diversas Formas, Construyen Hermosos Mandalas en la Naturaleza 

                      Preciosas formas: Mandalas para Colorear

Qué decir de los diseños radiales o concéntricos de la vegetación acuática.  Los colores de la flora y la fauna que habitan bajo los océanos en el paisaje de los arrecifes de corales.

Además, ni qué hablar de las semillas, universos en potencia.  El globo aéreo y sutil del diente de león que viaja propagándose con el viento.  Se forma un mandala cuando una piedra cae rompiendo en círculos el agua serena de un estanque.

Cómo llamar la mancha parda en forma de corazón ubicada justo en el medio de la frente de un caballo blanco. Vivimos en medio de tipos de mandalas, fractales que reproducen la forma originaria. La vida es un mandala.