La Meditación y su Práctica

 

La Meditación y su práctica, como uno de los pilares de la práctica budista es el desarrollo disciplinado de variadas técnicas de meditación dedicadas a la purificación de la mente y el cultivo de las emociones positivas; se enfoca en tratar de armonizar mente, cuerpo y espíritu a través de diversas técnicas de autocuración, autoregulación, donde enseña cómo tener mayor autoconsciencia sobre nuestro cuerpo, desarrollando grandes y beneficiosos resultados en nuestra salud, fortaleciendo entre otros aspectos de la creatividad, relajación  y estimulación el sistema inmune, desarrollando nuestra consciencia, estimulando a través de ejercicios sencillos mecanismos de autocuración, de estados de felicidad y alegría presentes en beneficio del ser. 

Ya lo sabes, poner el práctica esta técnica no solo va ayudarte a sentirte en armonía y equilibrio constante, tu salud será la mayor recompensa que puedes tener a la hora de realizarla, aquieta tu mente, y viaja a ese mundo maravilloso de la energía universal, y recárgate de ella.  

Quedan unos cuántos tipos de mandalas emblemáticos por explorar, el calendario maya o el azteca, entre otros, de gran complejidad tanto por su concepción particular del tiempo; su dominio matemático de la mecánica celeste que contempla en su intrincado engranaje tanto el ciclo solar, como el lunar y el venusino.

Además, da cuenta de eventos astronómicos y atmosféricos y los relaciona con las actividades y sucesos humanos.  Así mismo es oráculo y profetiza acontecimientos de orden histórico y social.  Finalmente podemos concluir que el mandala es entre las formas simbólicas, la más holística, abarcadora y sintetizadora de la unidad y la diversidad de la experiencia humana universal.